Paseando pienso en pies, pelotas y pasto

3 de junio de 2018
La Sede

Muestra final con el resultado de la residencia del artista Chileno Enrique Flores, en la cual recorrió los principales estadios y recintos deportivos de esta capital.

Para el artista, conocer los estadios resulta meritorio ya que de esta manera se podría llegar a conocer de mejor forma los contextos urbanos y sociales en los que éstos se emplazan. En la sociedad porteña la cantidad de gran estadios diseminados por todo el territorio está estrechamente relacionado con la actividad que los clubes desarrollan con los barrios y las personas que los habitan, lo cual permite una identificación y una conexión más profunda con éstas instituciones deportivas ya que no sólo representarían un lugar de actividad competitiva sino que también sería lugar en donde imparten diferentes disciplinas y variados talleres de ayuda a la comunidad. Para poder concluir esto, Enrique Flores visitó gran cantidad de recintos en los que dibujó, in situ, sectores de los estadios que para entonces se encontraban vacíos.
El resultado de esta investigación será una muestra compuesta por dibujos, bitácoras, fotografías y un set de televisión en donde invitados locales conversarán sobre anécdotas, crónicas y memorias sobre el fútbol.

—-
Enrique Flores, artista chileno, trabaja la materialización de imaginarios comunes a través de diferentes lenguajes visuales que van desde la pintura hasta las acciones de arte. En el último tiempo Enrique Flores ha realizado diferentes proyectos que se podrían definir como recorridos de búsqueda e investigación de las manifestaciones del territorio intentando delinear qué es lo que nos une, conecta e identifica como personas y como agentes participantes de una comunidad en los diferentes lugares en los que uno se desplaza. Ya sea la pertenencia a una comunidad, una escuela, a una hinchada, un grupo de amigos, hay elementos que crean una identidad y una mística particular creando vínculos y disputas entre los diferentes grupos en los que ponemos el corazón.

 

Compartir!